Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Aceptar
personCrear cuenta
Reserva telefónica
+34 972 600 035

Los mejores hoteles con cocina típica de otoño en Cataluña

El otoño llega acompañado de productos deliciosos propios de esta época del año, desde setas, castañas y patatas hasta dulces moras, granadas o uvas... Son los frutos de una tierra fértil que en la cocina terminan en platos suculentos, botes de conserva o copas que liberan los aromas de buenos vinos. Descubrimos algunos hoteles gastronómicos que ofrecen gastronomía de otoño.

 

La Vella Farga

Lladurs, Solsonès, Pirineu Central

Este hotel rural lleno de encanto es el sueño de Gemma Ribera y Martí Anglarill, que han rehabilitado una casa familiar del año 1036 en las afueras de Lladurs (Solsonès). A la hora de la cena, los fogones de La Vella Farga proponen una cocina de autor que apuesta por el producto de proximidad y de temporada. Las elaboraciones del chef se pueden saborear en forma de dos menús degustación: entre semana un pequeño menú con los productos más frescos de la semana en formato tapas (25 € por persona) y un itinerario gastronómico que consta de un aperitivo y siete platos (75 € por persona). A partir del viernes por la noche y los fines de semana, se puede disfrutar de la carta de autor. Hay platos tradicionales de otoño cocinados con setas, como el arroz seco de montaña con costilla de cerdo ibérico y ceps, y otros que tienen un toque de modernidad, como el rabo de buey o el cochinillo crujiente a baja temperatura. Se puede elegir entre varios postres caseros y acompañar los platos con una selección muy cuidada de vinos y cavas catalanes.

 

Un hotel con encanto situado en el Solsonès, Lérida, en el medio de Cataluña, el Hotel La Vella Farga, es un establecimiento de lujo con encanto en una gran masía del año 1036. Rehabilitado pero conservando el encanto de las grandes estancias para favorecer el confort y el relax en plena naturaleza.

Dispone de 13 habitaciones, de una magnífica y extensa piscina exterior climatizada, de una sala de masajes donde se ofrecen tratamientos corporales y de estética y un restaurante de cocina de autor elaborada con productos de proximidad.

desde 120€

Casa Albets

Lladurs Solsonès, Catalunya Central

Creando este hotel ecológico y vegano cerca de Solsola, Megan Albets y Joel Llurda han devuelto a la vida una masía del siglo XI conservando sus elementos patrimoniales y teniendo en cuenta la autosuficiencia energética y alimentaria y el uso de materiales naturales y tradicionales. Para la elaboración de la carta del restaurante Casa Albets, el chef Toni Rodríguez ha apostado por productos ecológicos y de proximidad. Aquí probamos una comida sorprendente, deliciosa y saludable, con platos como la fondue de anacardos con focaccia de hierbas; el hummus de “mongeta del ganxet” con salsa de perejil y almendras tostadas, rábanos y pan sardo; la mollete de hiedra adobada con mayonesa picante, cebolla asada, espinacas y ‘daikon’ abonado, y el tofu marinado con crema de calabaza, ajo negro, guisantes negros y calabaza asada con hierbas. Para terminar, se puede saborear un 'brownie' tibio de chocolate 60% con crema de coco y nueces. Los platos son deliciosos, los precios son asequibles y el trato es cercano y agradable. El restaurante Casa Albets abre los miércoles y jueves por la tarde y los viernes, sábados y domingos para el almuerzo y la cena.

 

Casa Albets es un acogedor hotel ecológico. Situado en el corazón de Lladurs (Solsonès), en una masía fechada del s.XI, es un tesoro patrimonial que ha pasado de padres a hijos durante generaciones. 

El hotel dispone de 9 habitaciones, de las cuales 5 son dobles, 1 habitación romántica con bañera, 1 Junior Suite con espectaculares vistas, 1 Junior Suite con Jacuzzi y  1 Junior Suite con Jacuzzi y terraza. Todas ellas conservan el carácter rústico de la masía, incorporando las últimas tecnologías para combinar confort y sostenibilidad, ofreciendo así la máxima calidad con el mínimo impacto ambiental posible.

En nuestro restaurante, dirigido por Toni Rodríguez, chef de renombre internacional en el mundo culinario  vegano encontraréis  una elaborada cocina con productos preferentemente ecológicos y de Km 0 que se inspira con la tradición pero con una mirada actual para reencontrar antiguos sabores en contraste con otros de mas variados y exóticos.

En Casa Albets disponemos de servicio de masajes con aceites naturales esenciales, y también se puede practicar Yoga.

desde 120€

Can Cuch

Montseny, Cánoves, Barcelona

Esta es una de las masías con más historia del Montseny, ubicada en un punto privilegiado del macizo y con unas grandes vistas de la llanura del Vallès. Además de disfrutar de una masía rehabilitada con mucho gusto, el restaurante del hotel Can Cuch permite degustar los sabores más intensos del mar y la montaña: la coca de sardinas marinadas al romero con tricolor de brotes con vinagreta, los calamarcitos de playa a la plancha sobre una cama de arroz salvaje, la espalda de dorada a la plancha con verduritas frescas, el solomillo de ternera cocido al horno con setas y escamas de sal Maldon o el magret de pato con confitura de frutos rojos y salsa de naranja amarga. Todo acompañado por una gran variedad de vinos de la zona. Por la mañana, no hay nada mejor que un desayuno completísimo ante los grandes ventanales del restaurante. Después será el momento de disfrutar de las vistas con más detalle -se pueden pedir unos prismáticos en la recepción- o hacer una ruta hasta el célebre castaño de Can Cuch, que se encuentra a tan sólo media hora a pie.

 

El Hotel Can Cuch tiene sus orígenes en una masía catalana anterior al S.X, acogida entre majestuosos bosques de encinas y pastos que, con mucho sentimiento y romanticismo, se ha restaurado y convertido en un hotel exclusivo y lleno de encanto. Un escondite del Montseny que evoca grandes recuerdos, emociones únicas y sabores hasta ahora inimaginables.

desde 100€

Masia La Palma

Espinavessa, Alt Empordà, Costa Brava

Este alojamiento familiar de Espinavessa (Alt Empordà) había sido una antigua casa de colonias, pero hoy es un hotel rural cautivador con habitaciones dobles muy cuidadas y apartamentos en el jardín. Entre las principales razones para alojarse en la Masia La Palma está la cocina del restaurante Sa Poma, una cocina casera salida de las manos de Tona Llovera y Pep Munilla que apuesta por los productos de la tierra, con un toque de innovación. Se pueden saborear desde unas virutas de foie mi-cuit o un pulpo de Llançà a la gallega con crema de patata, hasta un carpaccio de langostinos en excelente combinación con una vinagreta de setas con ajos, o un tierno bacalao con pimientos del Padrón. La comida se puede acompañar con vinos de las diversas denominaciones de origen catalanas. Y tras la comida y una tranquila sobremesa, vale la pena pasear por el jardín, esperar a que se ponga el sol detrás de las colinas y alojarse en una de las habitaciones del piso superior de la masía.

 

Vive una experiéncia única en el Hotel Masia La Palma, una masía del 1830 rehabilitada para que disfrutes de naturaleza, gastronomia, confort y te olvides de todo. Queremos que disfrutes de nuestra piscina exterior en verano con una gran zona de solárium y rodeada de naturaleza. Que durante todo el año, te relajes en el SPA, con sauna finlandesa y una piscina de hidromasaje. Y que en invierno  te sientes como en casa en nuestro salón preferido, el Bar de la Confianza. Un espació con zona de bebidas y café para aislarte de todo y relajarte en el salón de la chimenea.

Te presentamos Sa Poma, el restaurante del hotel con una cocina de autor con platos de raíces tradicionales catalanes y un toque mallorquín. Disfruta de nuestra propuesta gastronómica en la terraza en verano y a la vera del fuego en invierno.

desde 105€

Hotel Ca l'Arpa

Banyoles, Pla de l'Estany, Costa Brava

En este establecimiento de Banyoles, toda la jornada está dedicada a la cocina, a servir a los clientes y a buscar la mejor materia prima para sus platos. En Ca l'Arpa conocen de primera mano la procedencia de todos los ingredientes: visitan la quesería de donde proviene el queso que sirven, hablan con el campesino que cría a los pollos que cocinan y prueban los vinos en las mejores bodegas para elegir aquellos que presentarán en su carta (Montse os aconsejará, como buena sumiller). El segundo paso, la elaboración, es igual de transparente y riguroso. La gran cristalera con vistas de la cocina no esconde el mágico proceso de preparación de los menús degustación: terrina de cabeza de cerdo y agridulce de cebolla; crema de calabaza, huevo ecológico, brócoli y tocino; pechuga de pato asado con verduritas, cabrito asado con hierbas, bacalao a la brasa con cítricos... Los aromas se extienden por toda la sala y suben por las escaleras que llevan a las habitaciones. El hotelito situado en las dos plantas superiores está formado por ocho dormitorios decorados con un estilo sobrio y a la vez amable, con conexión wi-fi gratuita y vistas al jardín posterior.

 

Situado en el centro de Banyoles, muy cerca de la plaza mayor y en una de las calles más emblemáticas de la ciudad, se encuentra el hotel-restaurante Ca l’Arpa. La casa data de 1910 y fue rehabilitada y convertida en un nuevo hotel de 4 estrellas, donde podemos encontrar uno de los restaurantes de referencia en la comarca del Pla de l’Estany.

desde 99€

Hotel Urbisol

Calders, Moianès, Barcelona

En el centro del Moianès encontramos un restaurante familiar nacido hace casi 50 años, conocido por haber sido la cuna culinaria del chef Nandu Jubany, que comenzó a cocinar a los 17 años. A partir del restaurante surgió en el año 2000 un alojamiento con encanto: el hotel Urbisol, donde hoy nos recibe Elisabet Jubany. Tanto para las parejas que quieran hacer una escapada romántica como para las familias que busquen una salida campestre con todas las comodidades, el Hotel Urbisol y su restaurante son una opción a tener muy en cuenta.

Podremos disfrutar de una comida o de una cena en el restaurante del hotel, que es el eje de este proyecto familiar (sirven comidas desde el año 1972). Aquí cocinan deliciosos arroces, platos de pescado, carnes a la brasa y platos de siempre como los canelones o las ensaladas variadas, todo con producto de proximidad. Y no hay que perderse los desayunos completísimos: embutidos, quesos, pan tostado con tomate, mermeladas caseras, brochetas de frutas, zumo de naranja natural, cereales, lácteos, crepes...

 

El nuestro es un hotel lujoso, moderno y con todo tipo de comodidades para que su estancia se convierta en un conjunto de buenas sensaciones. Nuestras instalaciones le ayudarán a disfrutar de su tiempo. Podrá gozar del SPA, del restaurante, del bar, de la terraza, de la sala de estar con chimenea, del parque infantil, del gimnasio o bien de la piscina exterior. El hotel se encuentra situado en un espacio idílico en el centro de Cataluña.

El Hotel dispone de 9 habitaciones dobles, 2 habitaciones superiores, 1 suite con cama de dosel y otra suite con chimenea y porche. Todas las habitaciones disponen de cama de matrimonio, baño completo y bañera de hidromasaje, albornoz, zapatillas, minibar, caja de seguridad, TV, DVD, calefacción y aire acondicionado, conexión Internet, teléfono directo, vistas al Pirineo y parquet en toda la habitación.

El Restaurante se inauguró en el año 1972, integrado en el Hotel y con una cocina familiar que combina la cocina tradicional catalana con la cocina moderna y de vanguardia. Nuestro espacio nos permite gozar de una cena romántica, familiar o de una celebración con la máxima profesionalidad, elegancia y comodidad.

desde 150€

Hotel Cal Sastre

Santa Pau, Garrotxa, Pirineu Girona

Cal Sastre toma el nombre del abuelo de Jesús Pont, que era el sastre de Santa Pau, y aún encontramos algunos utensilios, calendarios y revistas de la época en la decoración tanto del restaurante de la plaza como del hotel, que se encuentra en una masía junto a la muralla. El restaurante tiene el aspecto de una fonda de toda la vida y eso es lo que se quiere, mantener la decoración y el ambiente de otros tiempos y conjugarla con la tradición de la buena comida, con productos de proximidad que ya formaban parte de las recetas que cocinaba la abuela de Jesús en la fonda que regentaba en Olot.

Entre todos los platos de Cal Sastre, hay uno que no se puede dejar de probar: el salteado de judías de Santa Pau con butifarra de perol. Estas judías pequeñas, tiernas y sabrosas se cultivan en los terrenos volcánicos que rodean el pueblo. También hay espacio para los que buscan un toque de sorpresa: bacalao con confitura, una sopa de tomate con timbal de puerro y gamba o el canelón relleno de butifarra de setas con bechamel de trufa y aceite de trufa de invierno son platos deliciosos de la casa, como el codillo de cerdo ibérico con salsa de ratafía.

 

Situado delante del Castillo Medieval de Santa Pau, este establecimiento es ideal para descubrir el centro histórico de la ciudad y disfrutar de bellos paisajes.

Las habitaciones de Cal Sastre, decoradas con estilo tradicional y muebles de época. son el resultado de una rehabilitación elaborada y técnica de 2 casas del S.XV, en la que se ha mantenido una perfecta armonía entre la arquitectura y el entorno excepcional del casco antiguo de Santa Pau. Todas las habitaciones son exteriores con vistas al Volcán Santa Margarita, Volcán Puig de Mar, montañas Sant Julià ó al Castillo Medieval de Santa Pau del S.XIII.

En la comarca de la Garrotxa se puede practicar diversas actividades al aire libre y recorrer caminos y senderos descubriendo los volcanes y el parque natural.

desde 69€

El Far Hotel Restaurant

Llafranc, Baix Empordà, Costa Brava

Todos los platos de este restaurante son recomendables, desde el carpaccio de gamba de Palamós con aguacate y piñones hasta el arroz semi-caldoso de bogavante, pasando por el magret de pato del Empordà con mermelada de albaricoque, el filete de ternera de Girona con patatas asadas y muselina de ajo o cualquiera de los peces de lonja servidos a la plancha, al horno, al “all cremat” o en suquet. Hay muchos platillos para picar y una buena variedad de vinos y postres, pero hay que reservar mesa, porque van bien buscadas, especialmente las que miran al mar. Hay que tener en cuenta que El Far también es un excelente hotel. De hecho, aquí ya había una hospedería en el siglo XVIII, cuando todavía era un convento. Las personas mayores de Palafrugell explican que los frailes siempre tenían una gran olla con agua caliente y que los vecinos que subían a San Sebastià a pasar el día hervían los arroces con aquella agua.

 

Antigua hospedería del s. XVIII situada al lado de una ermita y de una torre de guardia, en uno de los promontorios más elevados del Mediterráneo. Dispone de patio central que separa el hotel de la ermita, de terrazas espectaculares y de restaurante. Disfruta a la vez de espectaculares vistas al mar y a las playas de Tamariu, Llafranc y Calella de Palafrugell. Es un incomparable balcon de la Costa Brava y del Empordà.

desde 160€

¿Quieres ser socio?

¿Eres blogger?

X
únete a Petits Grans Hotels de Catalunya
X
Iniciar sesión
Si no tienes una cuenta, puedes crear una haciendo clic aquí.
X
Recuperar contraseña
Hemos recibido su solicitud. Si la cuenta proporcionada existe enseguida le reenviaremos un correo electrónico con su nueva contraseña.